Ciudadanía

Sería imposible explicar toda la historia de la ciudadanía y todos los detalles de su evolución en un documento que mucha gente podría y le gustaría leer. Cualquiera que desee investigar más sobre el tema tal vez debería leer (en inglés) Citizenship: The History of an Idea escrito por Paul Magnette (Colchester, UK: European Consortium for Political Research Press, 2005), A Brief History of Citizenship escrito por Derek Heater (New York City: New York University Press, 2004), o esta Tesis Academica de Maestría sobre la naturaleza y evolución legal/lingüística de la ciudadanía desde Grecia Antigua hasta la Unión Europea. Estos temas también serán explorados en artículos más breves en nuestra publicación en Medium.com y gran parte del enfoque será la diferencia conceptual entre ciudadanía y nacionalidad (la segunda solamente ha existido desde los 1700s y es una implementación de la primera, la cual ha existido desde aproximadamente 500 BC).

Pero nuestra tarea aquí estará enfocada en un contraste más provocador entre lo que muchos llamarían “el Norte” y “el Sur”. Entonces comencemos de este modo:

Has notado que la palabra “ciudadanía” contiene rastros de la palabra “ciudad”? Parece tan evidente que tal ves sí lo has notado.
Pero cuál es la palabra alemana para “ciudadanía”? Sigue el mismo modelo?

Bueno, sí… y no.

Es verdaderamente peculiar que cuando se trata de idiomas germano, la mayoría [pero no todos] se aferran al concepto de “Burg” (Alemán: Bürgerschaft; Danés: borgerskab; Holandés: Burgerschap; Islandés: Ríkisborgararéttur; Noruego: borgerskap/borgar; Sueco: Medborgarskap). Mientras tanto, las lenguas romances/románicas por lo general usan “ciudad” o más precisamente un derivativo del Latin “civitas” (Catalán: ciutadania; Español: ciudadanía; Francés: citoyenneté; Italiano: cittadinanza; Portugués: cidadania; Rumano: cetățenie).

El inglés parece ser la excepción más interesante ya que es un idioma germano que usa “ciudad”(“city” contenido en citizenship), pero tal vez el francés sea un caso enormemente más interesante. A primera vista, todo parece estar en orden ya que el francés es una lengua romance y contiene la raíz latina que los otros también incluyen. Pero es crucial recordar que el francés proviene del idioma fráncico (antiguo franconio). El idioma fráncico era una lengua germánica occidental hablada entre el 4º y 8º siglo DC por una tribu germana conocida como los francos. Entonces todo se convierte más interesante cuando combinamos dos historias:

En latín, un civis era un miembro de la civitas.
En germano, un Burger era un miembro del Burg.
En francés, el concepto de civitas dió lugar al “citoyen”
… mentras tanto, el concepto de Burg evolvió a través del latín “burgus” a “bourg” hasta darnos “bourgeoisie“.
¿Significan lo mismo un “citoyen” y un “bourgeoisie“?

Esta será la historia invisible (a nivel micro) de la historia visual en la Página Principal.

Aquí estudiaremos la evolución no de dos o más tribus,  sino de dos conceptos. Al final descubriremos que cualquier cantidad de tribus, familias or conceptos pueden ser unidos del mismo modo que el refrán multilingüe que motivó este sitio entero: a través del realizar que hay muchas maneras de expresar la misma idea y siempre tenemos la opción entre crear algo común (comunidad) o forzar límites en una batalla donde no puede haber ganador.


[…Será Conitnuado…]

Advertisements